Tren de la Unidad

El Tren de la Unidad Nacional es uno de los mayores emblemas del legado Alfarista. Se puede conocer en la Sala Museográfica Estación del Tren de la Unidad Nacional y en el vagón que forma parte de la locomotora número 7 del Tren de la Unidad. El vagón fue recuperado y convertido en sala museográfica, en ella se exhiben muchos de sus elementos originales.

La locomotora número 7 es otro de los atractivos históricos y del conocimiento que forma parte de Ciudad Alfaro. Fue traída a Ecuador desde Filadelfia (Estados Unidos) en 1907 de donde deriva su denominación y funcionó en la ruta Durán-Bucay hasta el año 2000.

El Tren de la Unidad fue inaugurado el 25 de junio de 1908, después de 11 años de trabajo. En Manabí funcionó con dos recorridos: Manta-Montecristi-Portoviejo-Santa Ana y Chone-Canuto-Bahía de Caráquez.

El Tren que unía la Costa y la Sierra representó un verdadero reto, convirtiéndose en una de las construcciones más difíciles para la época. Durante su desarrollo se puso a prueba constantemente la técnica, el ingenio y la capacidad humana del equipo, que estuvo conformado por 6.500 obreros aproximadamente.